Culturas

El templo de Salomón

Millones de personas emigran cada año, y muchas afrontan problemas serios. De repente viven rodeadas de gente cuyo idioma, cultura y forma de vestir son diferentes a los suyos, y por ello a menudo son objeto de burlas, como lo descubrió una joven llamada Noor. Ella y su familia emigraron de Jordania a Norteamérica. “La gente se reía de nosotros porque nuestra forma de vestir era diferente. Y desde luego, no entendíamos el humor americano.”

Una muchacha llamada Nadia relata un problema distinto:“Nací en Alemania. Como mis padres son italianos, yo hablaba alemán con acento italiano, y los niños de la escuela me llamaban ‘extranjera tonta’. Pero cuando voy a Italia, veo que hablo italiano con acento alemán. Por ello, siento que no tengo una verdadera identidad. Dondequiera que esté, soy extranjera”.

mothers-little-girl-1127092_640

¿A qué otros problemas se enfrentan los hijos de inmigrantes? ¿Y cómo pueden sacar el mejor partido a sus circunstancias

Incluso en…

Ver la entrada original 363 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s